¿Por qué celebramos el amor y la amistad?

 

Cuenta la historia que cuando Roma era gobernada por el emperador Claudio II, en el siglo III, estaba prohibido a los jóvenes casarse, pues se consideraban mejores soldados aquellos que estaban solteros y no tenían descendencia.

Es así, como un sacerdote, San Valentín, consideró que el decreto era injusto, lo desobedeció, y, en secreto, celebraba los matrimonios de los jóvenes enamorados. Al ser descubierto, el emperador Claudio ordenó que lo encarcelaran. Asterius, el oficial encargado de encarcelarlo, lo quiso poner a prueba y le impuso el reto de devolverle la vista a su hija Julia, quien había nacido ciega. El sacerdote le devolvió la vista y ante este milagro, Asterius y su familia se convirtieron al cristianismo.

Esto no fue suficiente para salvarlo y el sacerdote siguió preso hasta que el emperador Claudio ordenó que lo martirizaran. Finalmente lo ejecutaron el 14 de febrero del año 270.

Julia, en agradecimiento, plantó en su tumba, en Terni, Italia, un almendro de flores rosadas, considerado símbolo de amor y amistad duradero.

 

Comments are now closed for this article.