Fracturas en niños

La mayoría de las fracturas son ocasionadas por una fuerza excesiva, repentina y directa sobre el hueso, provocando que se rompa en el punto de impacto, casi siempre produciendo daño y lesión en los tejidos blandos adyacentes. También puede fracturarse cuando se aplica demasiada presión sobre un hueso y este se rompe. Caídas, impactos, golpes fuertes con un objeto, contracciones musculares violentas, a veces un movimiento de torsión o de contracción violenta de un músculo, o un aplastamiento, son las causas más normales de fracturas.

Una fractura de un hueso debe atenderse rápidamente, pues puede poner la vida del paciente en peligro, sobre todo si va acompañada de hemorragia arterial; también puede producir parálisis si está comprometido el sistema nervioso.

La mayoría de las fracturas pueden ser tratadas con éxito y el niño puede conseguir la recuperación completa, pero para esto, debe acudir de inmediato al servicio de ortopedia.

Las fracturas de hueso más dolorosas

Las fracturas que generan más dolor son las de cadera, fémur, columna vertebral o pelvis, sobre todo si son producidas por una caída o un accidente mayor. También son muy dolorosas las fracturas en la pierna, del peroné o la tibia, producidas la mayoría de las veces por un impacto directo sobre la pierna por una caída o jugando algún deporte.

Lo que debe hacer si su niño se fractura un hueso

Lo primero que debe hacer es llevarlo a un centro médico para que sea evaluado lo antes posible, pues la recuperación va a depender de los primeros auxilios y de la atención recibida antes de ser trasladado, y estos incluyen la inmovilización de la fractura y la aplicación de las demás medidas de asistencia. Es muy importante no manipular la fractura, sino inmovilizarla tal cual como está.

Lo más importante cuando se fractura un niño es determinar las posibles secuelas de esa fractura, dependiendo de cómo esta afecta los puntos de crecimiento de los huesos. Entre más pronto sea atendido, más posibilidades tiene de disminuir las secuelas que pudiera dejar la lesión, pues aun cuando el niño haya tenido un buen manejo, a veces pueden quedar consecuencias.

Síntomas de una fractura en niños

  • Dolor agudo localizado que aumenta con el movimiento y la palpación.
  • El niño no puede realizar sus movimientos normales con el miembro fracturado.
  • Deformidad del miembro afectado, como angulación, torcimiento, acortamiento, y edema o inflamación.

Lo que debo hacer si creo que un niño se ha fracturado

  • Evite mover la zona afectada y protéjala de mayores lesiones.
  • No intente acomodar el hueso roto.
  • Quite la ropa y los elementos que ajusten la zona de la fractura, si es necesario, corte la ropa.
  • Inmovilice la fractura en la posición en que se encuentra, así evitará generar más dolor o agravar la lesión.
  • Si hay hemorragia, hacer presión y llevarlo a urgencias de inmediato.
  • No darle nada de comer o de beber, ni medicamentos para aliviar el dolor sin consultar con el médico.
  • Solicite asistencia médica.

 

Asesoría y revisión: Melissa Rosero Arévalo – Ortopedista Pediátrica
#aprendiendodefracturas #DraMelissaRoseroArévalo #OrtopediaPediátrica
Comments are now closed for this article.