El cuidado de la fiebre

La fiebre no es una enfermedad, sino una señal o síntoma de que algo está pasando en el organismo.

Con los niños es muy importante estar atento, muchas veces pueden tener fiebre sin estar calientes, por eso es importante tomar su temperatura por lo menos durante un minuto de tiempo, para conocer si la está presentando. Se considera que un niño tiene fiebre cuando su temperatura es mayor de 37.5ºC si se toma en la axila ó 38ºC si se hace en el recto.

Por qué se presenta la fiebre

La fiebre es una reacción normal del organismo que se presenta generalmente por infecciones producidas por virus y algunas veces por presencia de bacterias. Este es el medio por el cual el organismo reacciona contra las infecciones y las defensas se activan.

Cómo saber si su hijo presenta fiebre

Cuando un niño presenta fiebre puede tener los siguientes signos:
Temperatura elevada del cuerpo
Enrojecimiento de las mejillas
Inactividad
Escalofríos
Taquicardia
Respiración rápida
Sin embargo, lo mejor para saber si su hijo presenta este síntoma es comprobarlo mediante la utilización del termómetro.

Cómo medir la temperatura

En el mercado se pueden encontrar termómetros digitales que pueden ser para uso oral, rectal o axilar. La recomendación es utilizar uno diferente para cada parte del cuerpo. Este mecanismo es de fácil uso y lectura, no son muy costosos y la mayoría da los resultados exactos de temperatura en un tiempo de 20 segundos a máximo 2 minutos. También están los termómetros timpánicos, que sirven para tomar la temperatura en el oído.

Temperatura axilar

Este método es el más fácil para tomar la temperatura, para hacerlo solo se requiere de un termómetro digital, el único inconveniente de esta toma, es que la temperatura de la axila puede ser hasta de 2 grados menor que la temperatura interna, por eso es recomendable confirmar la fiebre con un método más preciso como el termómetro rectal, sobre todo en bebes de 1 a 6 meses de nacidos. Para tomar la temperatura se debe poner el termómetro en la axila en contacto con la piel, cerrar el brazo sobre el mismo y esperar que emita el sonido donde informa el resultado.

Termómetros rectales

La toma de temperatura por esta vía se hace principalmente durante los primeros meses de vida del bebé, pues los resultados son exactos y el médico tratante puede determinar mejor el tratamiento. Los bebés generalmente no se dan cuenta de que les están tomando la temperatura por este medio, sin embargo, si se molesta, puede ensayar tomarla primero en la axila, si encuentra la temperatura elevada (superior a 37), debe realizar la toma rectal. Para realizar la toma de la temperatura limpie la punta del termómetro con agua fría y jabón y posteriormente con alcohol. Cubra la punta con vaselina para facilitar el procedimiento. Ponga al bebé boca abajo sobre su regazo o boca arriba sobre una superficie donde le pueda levantar las piernas, separe las nalgas con su mano e introduzca el termómetro prendido 2 centímetros o hasta que la punta quede dentro del recto, con mucho cuidado de no introducirlo demasiado. Cierre las nalgas con sus manos y espere a que el termómetro pite para retirarlo.

Termómetros de oído

Este es el método más utilizado en las salas de urgencias por su rapidez, sin embargo no es tan fácil de usar. Lo mejor es que siga las instrucciones de la caja o le pida al médico que le enseñe a usarlo. Tenga en cuenta que si el niño tiene mucha cera en los oídos o no es usado de la forma adecuada, puede alterar el resultado. Este método es conveniente de usar en niños mayores de 6 meses.

Termómetros orales

La temperatura por vía oral se aplica para niños mayores a los cinco años, pues requiere que se sostenga el termómetro en la boca, debajo de la lengua, durante más de un minuto, lo que en el caso de los bebés es muy difícil de obtener.

Termómetros de arteria temporal

Este es el método más nuevo, utiliza rayos infrarrojos para medir la temperatura de la arteria temporal de la frente. Es acertada para niños mayores a los 3 meses de edad.

Para reducir la fiebre

Si su hijo presenta fiebre es recomendable inicialmente quitarle la ropa para que pierda un poco de calor, bañarlo por un rato largo con agua templada, mantenerlo hidratado para que recupere la pérdida de líquido causado por el calor y así se previene que se deshidrate. Si la fiebre es muy alta es recomendable que se comunique con su médico de nuestra línea de emergencias, quien le indicará los medicamentos que se le pueden suministrar, la dosis y frecuencia de acuerdo a la edad, peso y demás condiciones que presente el niño.

Signos de alarma

La fiebre requiere atención médica cuando la temperatura es mayor a 37,5°C o más en niños de 0 – 3 meses; 38°C o más en niños de 3–36 meses; 39°C o más en niños de más de 36 meses. También cuando la fiebre dure más de 48 horas, el niño se encuentre muy irritable o adormilado, si tiene dificultad respiratoria o para tragar, si presenta dolores de cabeza, aparecen erupciones en la piel o tiene signos de deshidratación. Los niños menores de 3 meses de edad, en cualquier caso deben ser valorados por un profesional médico.

Comments are now closed for this article.