Ataques de Pánico, realidad que asusta

Los ataques de pánico son episodios en los que de manera abrupta y sin causa aparente, una persona sufre de un miedo o temor incontrolable sin comprender por qué y que le generan la sensación de desvanecimiento o muerte inminente.

Las causas de estos ataques se desconocen, pero según los estudios, se presenta más en las mujeres que en los hombres y la edad promedio de personas que los padecen oscila entre los 25 hasta los 35 años de edad. En la juventud. Aunque algunos niños pueden presentar ataques de pánico, no es muy común. Estos ataques se desencadenan en algunas oportunidades por una situación de la cual el sujeto desea escapar o siente que no es capaz de manejar, en otras oportunidades, se da sin explicación alguna.

Aunque la mayoría de los ataques de pánico no duran mucho tiempo, quien los padece puede sentirlos como muy prolongados y el hecho de no poder escapar del lugar donde lo padece o de estar solo, puede empeorar los síntomas. Cuáles son los síntomas Las crisis o ataques de pánico se presentan de repente y su duración puede ser de 10 a 20 minutos, generando en quienes lo padecen diversos síntomas físicos muy fuertes, entre los que se encuentran:

  • Mareo
  • Dolor en el pecho
  • Sudoración
  • Miedo a perder el conocimiento
  • Miedo a morir
  • Temblor en las extremidades
  • Sensación de asfixia
  • Nauseas
  • Vómito
  • Malestar estomacal
  • Sofoco
  • Escalofríos
  • Entumecimiento
  • Palpitaciones
  • Sensación de desmayo
  • Alteración de la presión

Estos síntomas, inicialmente, pueden llevar a una persona a creer que está sufriendo un paro cardíaco o algún otro problema médico de alta complejidad, esta sensación lo lleva a consultar en los servicios de urgencias. Es muy importante para quien tiene esta enfermedad contar con el apoyo y acompañamiento de su familia y personas cercanas y realizar los tratamientos médicos, pues de esto depende que su conducta no se vuelva evitativa.

Diagnóstico

Quienes han padecido un ataque de pánico y se presentan a recibir servicio médico, inicialmente son tratados como posibles pacientes de arritmias cardíacas, o con problemas de presión, entre otros. Con la evaluación clínica y con los resultados de los exámenes, el médico podrá descartar otros trastornos médicos y ordenar evaluación por siquiatría para el diagnóstico inicial de esta enfermedad. Los médicos siquiatras determinarán el grado de complejidad del paciente y el tratamiento a seguir.

Tratamientoyoga

Este padecimiento en términos generales es tratado con terapia y de ser necesario, dependiendo de lo que considere el médico, con algunos medicamentos. Básicamente a quienes padecen crisis de ansiedad se les realiza terapia cognitiva conductista (TCC), cuyo objetivo es ayudar al paciente a desempeñar su vida diaria, controlar y cambiar sus comportamientos y manejar la ansiedad. También es posible que se formulen medicamentos como antidepresivos llamados ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina) o los ISRN (Inhibidores de la Recaptación de la Norepinefrina). En casos muy graves se pueden ordenar anticonvulsivos y por periodos cortos de tiempo, las benzodiacepinas. Si ninguno de estos medicamentos da resultado se pueden ordenar Inhibidores de la Monoaminoxidasa (IMAO), pero teniendo mucho cuidado con los efectos secundarios.

Recomendaciones

Además de terapia y tratamiento farmacológico, se recomienda a quien padece esta enfermedad que realice actividades como:

  • Hacer ejercicio
  • Practicar terapias como yoga
  • Hacer ejercicios de respiración
  • Comer a horas establecidas
  • Evitar el consumo de drogas, alcohol y cafeína
  • Dormir lo suficiente

Padecer un ataque de pánico es una experiencia terrible e intensa y puede ocasionar a quien lo padece problemas para relacionarse con la gente e incluso, lo puede llevar a padecer de otros trastornos como agorafobia.

Comments are now closed for this article.