Aliméntate sanamente

Una Alimentación saludable no solo se refiere a consumir alimentos catalogados como sanos, sino también a identificar una combinación adecuada de estos, es decir, que garantice que diariamente recibamos los nutrientes necesarios, en las cantidades adecuadas.

Aquí te contamos como asegurarte de que tus comidas incluyan los principales grupos de alimentos para proporcionarte lo necesario para que tu organismo funcione de manera óptima.

En el primer grupo encontramos las frutas y verduras, vitales para lograr una alimentación balanceada, ya que son una fuente importante de minerales como potasio, magnesio o hierro; vitaminas, principalmente A y C y fibra, la cual es indispensable para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo.  Por eso es importante incluirlas dentro de tu dieta con al menos 5 raciones diarias, que puedes distribuir entre las 3 comidas principales y snacks.

El siguiente grupo está conformado por la leche y sus derivados (queso, yogurth, etc), los cuales aportan altos valores de proteína y calcio, contribuyendo al crecimiento en niños y previniendo el desgaste de los huesos en adultos. Es recomendable consumir entre dos y tres porciones diarias. Sin embargo, la dosis recomendada puede aumentar en mujeres embarazadas, adultos mayores de 60 años y niños, debido a las necesidades nutricionales en estos casos.

En el grupo tres se encuentran las proteínas de origen animal como carne, pescado y huevos, una fuente de proteínas y hierro. El consumo diario recomendado es de dos a tres porciones, preferiblemente carnes blancas debido a que demandan un menor trabajo digestivo y su contenido de grasas es menos perjudicial para el organismo.

Los alimentos feculentos y los azucares conforman el cuarto grupo. A pesar de ser una de las principales fuentes de fibra y de algunas vitaminas, deben ser consumidos con moderación, sobretodo en el caso de los alimentos azucarados, pues su aporte calórico es más alto y puede favorecer el aumento de colesterol, el desarrollo de sobrepeso y aumentar el riesgo de padecer diabetes.

El quinto grupo contiene las materias grasas como margarinas, mantequillas y aceites. Estas aportan altas dosis de energía y vitaminas liposolubles, además de cumplir una importante labor termorreguladora en el organismo. Su consumo, al igual que el de azucares, debe reducirse a pequeñas dosis.

El último grupo es el de las bebidas, dentro de las cuales se encuentra el agua como único liquido fundamental en nuestro organismo y cuya ingesta debe ser regular a lo largo del día. También podemos incluir zumos de frutas, los cuales hacen un aporte extra de vitaminas. El café y té se deben consumir moderadamente al igual que el alcohol, pues tienen efectos secundarios en nuestro organismo.

El consumo equilibrado de todos estos grupos hace parte de una dieta balanceada y saludable, sin embargo, cada organismo tiene necesidades diferentes por lo tanto es recomendable que visites a tu médico para conocer como alimentar tu cuerpo de manera adecuada.

 

Leave a Reply